viernes, 6 de agosto de 2010

Vacaciones al aire libro



Como suele ser habitual en el mes de agosto, la Biblioteca de Redfield Hall echa el cierre durante unos días este mes (no así su Noticiero, que dará cumplida cuenta de toda noticia merecedora de comentarse, en caso de que las hubiere). Antes de poner el cartel de "cerrado por vacaciones", la bibliotecaria quiere recomendar una serie de libros que seguro que harán las delicias de sus socios y corresponsales en su veraneo y viajes varios.
Los inquilinos de Moonbloom, de Edward Lewis Wallant, y La educación de Oscar Fairfax, de Louis Auchincloss, dos Asteroides que, aunque no son estrictamente novedades editoriales, merece la pena que acompañen cualquier viaje aunque no sea a Nueva York, donde transcurren las historias de ambas novelas. (Libros del Asteroide, Barcelona, 2005 [traducción de Miguel Martínez-Lage y prólogo de Rodrigo Fresán] y 2008 [traducción de Pilar Mañas Lahoz], respectivamente).
El libro de los niños, de A. S. Byatt, es el volumen que ha inaugurado la nueva colección Futura de la editorial Lumen: novecientas cincuenta y cinco páginas para veraneos largos y bien aprovechados. (Lumen, Barcelona, 2010. Traducción de Miguel Temprano García).
La evolución de Calpurnia Tate, de Jacqueline Kelly, llama la atención por su preciosa cubierta. Narra la historia de una niña que se empeña en saber qué hay detrás de la puerta de la biblioteca y del laboratorio de su abuelo. (Roca, Barcelona, 2010. Traducción de Isabel Margelí).
Black, black, black, de Marta Sanz, una novela negra ideal para estas fechas. La autora es colaboradora habitual en suplementos culturales, donde ejerce con precisión su labor de filóloga. (Anagrama, Barcelona, 2010).
No es preciso veranear en tierras inglesas para apreciar lo último que se ha publicado de Julio Verne: Viaje a contrapelo por Inglaterra y Escocia, un magnífico libro que sigue, en ocasiones, los pasos de los héroes románticos de Walter Scott. (Nórdica, Madrid, 2010. Traducción de María José García Ripoll).
"Soy un gato, aunque todavía no tengo nombre", así comienza la primera novela de Natsume Soseki, Soy un gato, un excelente relato que narra la vida de un felino y el grotesco y variopinto grupo de personas con las que tiene que convivir. (Impedimenta, Madrid, 2009. Traducción de Yoki Ogihara y Fernando Cordobés). También de Impedimenta es Diario del año de la peste, de Daniel Defoe, el bonus track que ofrece, puntual, con el verano, esta editorial, un clásico inglés "que no envejece, literatura para disfrutar a la sombra de un árbol o mientras se bebe un té helado". (Impedimenta, Madrid, 2010. Traducción de Pablo Grosschmid. Introducción de José C. Vales).

3 comentarios:

  1. Me alegro de que hayas incorporado los comentarios. ¡Qué buena idea lo de la "frigoteca"! Deberían incorporarla en más lugares. En las bibliotecas públicas, por ejemplo.
    Gracias también por las recomendaciones. En mi caso, serán para después del verano, porque ya tengo preparada la pila de libros que me voy a llevar. ¡Felices vacaciones!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por las recomendaciones, siempre atractivas. Se da la circunstancia curiosa de que uno de los libros que recomiendas, el de Soseki Natsume, es ya la tercera vez que aparece traducido directamente del japonés, después de la inencontrable edición de Montse Watkins y la de Jesús González Vallés, en Trotta. Sorprendente, cuando todavía se siguen publicando en español traducciones de literatura japonesa a través de otros idiomas. Un saludo de un lector de tu amena biblioteca.

    ResponderEliminar